C/ Maria Auxiliadora 20-22, Ent. Ofc.1 - 37004 Salamanca

Tel. Clínica: 923 120 733 |
  Móvil y Wapp: 638 827 234

la ortodoncia

La ortodoncia

Es la parte de la Odontología que se ocupa de la corrección de las malposiciones de los dientes y las deformaciones maxilofaciales, consiguiendo una correcta alineación dental y el equilibrio estético y funcional entre ambas arcadas dentarias y el macizo facial.

¿Qué son las maloclusiones?

Los problemas ortodóncicos pueden ser simplemente de alineación de las piezas dentales en su arcada:

  • Mesioversión: cuando el diente está desplazado hacia delante.
  • Distoversión: cuando está desplazado hacia atrás.
  • Giroversión: cuando está rotado.
  • Vestíbuloversión: cuando está volcado hacia afuera.
  • Linguoversión: cuando lo está hacia dentro de la boca.
  • Transposición: cuando han cambiado su posición con otro diente.
  • Dientes ectópicos: cuando aparecen en un lugar distinto al que les correspondería.

El apiñamiento es la maloclusión más frecuente. Es la discrepancia de tamaño entre los dientes y su base ósea: cuando los dientes son más grandes del espacio que existe en el maxilar para ellos. Por ello, los dientes están rotados, inclinados, fuera de la arcada…

Cuando el apiñamiento es muy marcado, a veces no es suficiente el tratamiento con aparatología fija y hay que necesario realizar extracciones para ganar el espacio necesario.

En otras ocasiones el problema se encuentra en la correspondencia entre el maxilar superior y la mandíbula:

  • Sobremordida: cuando los dientes superiores cubren más de 1/3 las caras externas de los inferiores.
  • Mordida abierta: cuando los incisivos no contactan entre sí.
  • Mordida cruzada: cuando los dientes superiores se encuentran por dentro de los inferiores.
  • Si nos fijamos en la forma de morder, en el sentido antero posterior, podemos encontrarnos con:
    • Clase I: mordida normal.
    • Clase II: cuando los dientes inferiores se encuentran hacia atrás respecto a los superiores.
    • Clase III: cuando los inferiores son los que se encuentran adelantados respecto a los superiores.
¿Por qué aparecen las maloclusiones?

Existen muy diferentes motivos: herencia, malos hábitos (chuparse el dedo, chupete, respiradores bucales), traumatismos, desequilibrios hormonales, anomalías congénitas, etc.

¿Por qué es necesario corregir la posición de los dientes? ¿Se trata únicamente de un problema estético?

No es sólamente un asunto de apariencia estética, aunque la sonrisa sea uno de los principales atractivos de una cara, sino que una maloclusión puede llevarnos a problemas importantes con el tiempo.

Si existe una mordida cruzada en un lado de la boca en la dentición temporal, el esqueleto facial no va a crecer igual en ambos lados, provocando una asimetría facial.

Los dientes apiñados y rotados no son fáciles de limpiar con las técnicas habituales de higiene, con lo cual van a acumular más placa bacteriana , aumentando el riesgo de caries y enfermedad periodontal.

Si un diente está inclinado hacia dentro o hacia afuera en su base ósea, la cantidad de hueso de soporte de ese diente estará disminuída en esa zona, con lo cual será más propenso a tener problemas periodontales (de inserción) en un futuro.

¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia?

Predecir con exactitud la duración de un tratamiento de ortodoncia requiere un estudio exahustivo previo, puesto que está en función de la edad y el grado de patología del paciente y el tipo de tratamiento que se lleve a cabo. Tras un estudio pormenorizado del caso, nuestra ortodoncista podrá calcular la duración aproximada del tratamiento.

¿Es posible realizar ortodoncia en adultos?

Si usted es un adulto y tiene algún problema de malposición o maloclusión puede resolverse con ortodoncia, del mismo modo que se resuelven en niños. En estas edades, los movimientos son más lentos y por tanto, los tratamientos son más largos que en pacientes infantiles, pero también tienen solución: consulte con su odontólogo su caso concreto.

¿Hay que mantener algún cuidado especial durante el tratamiento?

La higiene debe ser muy escrupulosa en el período de tratamiento ortodóncico, puesto que son cuerpos extraños en la boca, con muchos recovecos donde se retiene más placa de lo normal. Es conveniente evitar alimentos pegajosos que se pegarían al aparato o demasiado duros que pudieran romperlo.

Si se consigue una buena higiene, no habrá problemas posteriores de gingivitis (inflamación de las encías, caries, enfermedades periodontales (pérdida de soporte de los dientes, etc.)