C/ Maria Auxiliadora 20-22, Ent. Ofc.1 - 37004 Salamanca

Tel. Clínica: 923 120 733 |
  Móvil y Wapp: 638 827 234

wohd16

Feliz Día Mundial de la Salud Bucodental

El 20 de marzo celebramos el Día Mundial de la Salud Bucodental, una jornada para celebrar los beneficios de una boca sana, difundir la importancia de las enfermedades orales y promover acciones preventivas.

Y es que al menos el 90% de la población mundial, en algún momento de su vida, sufrirá una enfermedad bucodental;  muchas de ellas podrían ser evitadas fomentando desde las instituciones públicas, las asociaciones profesionales y la sociedad civil el desarrollo de programas de prevención, detección  y tratamiento de las enfermedades que afectan nuestra salud oral.

El lema escogido este año por la Federación Dental Internacional (FDI),  “Por aquí empieza todo, cuerpo sano, boca sana”, refleja que cada vez son mayores las evidencias científicas que demuestran la relación entre salud bucodental y salud general.

Muchas enfermedades sistémicas incrementan el riesgo de sufrir enfermedades bucodentales, como las enfermedades periodontales en pacientes diabéticos. De la misma manera, una pobre salud bucodental aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades generales, como infecciones respiratorias, infecciones cardiacas o enfermedades cardiovasculares, partos prematuros en mujeres embarazadas, etc.

wohd16

Los hábitos sociales actuales, con el aumento del consumo de azúcar, tabaco o alcohol, están incrementando la incidencia de las principales enfermedades orales.

La caries dental es la enfermedad crónica más extendida en el mundo y constituye un reto importante en salud pública. En España, el 86.5% de los mayores de 12 años tienen alguna caries. En sus primeras etapas, la caries puede ser detenida e incluso revertida, pero en su fase avanzada, se forma una cavidad que hace necesario un tratamiento que restaure la función de los dientes. Reducir la ingesta de azúcar, promocionar el uso de floruros o mejorar los servicios de atención bucal primaria reduciría significativamente la carga de la enfermedad.

Las enfermedades periodontales son las más frecuentes tras las caries y son en gran medida evitables mediante una buena higiene oral y prácticas preventivas. La enfermedad periodontal comienza con una gingivitis (inflamación crónica de las encías), síntoma muy generalizado que resulta reversible para la mayoría de pacientes. Puede progresar hacia una periodontitis, un estadío más grave que destruye el hueso de soporte de los dientes. 8 millones de españoles tienen enfermedad periodontal (el 30.7%), de los cuales 2 millones acusan ya la enfermedad de manera severa.

Existen determinadas bacterias que son la causa esencial de la enfermedad periodontal. Otros factores de riesgo importantes son: el consumo de tabaco, una dieta poco saludable, factores genéticos, el estrés y el exceso de consumo de alcohol. La enfermedad periodontal también puede asociarse con enfermedades sistémicas como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y respiratorias y algunas complicaciones durante el embarazo.

Los principales aliados para combatir esta enfermedad son mantener un estilo de vida saludable con baja exposición a factores de riesgo, la detección temprana y el mantenimiento periodontal profesional.

El cáncer oral afectará a 5.000 nuevos pacientes en España durante este año, causando 1.200 muertes. La mitad de los casos podrían evitarse con una detección temprana, sin embargo, el 85% de los casos se diagnostica en estadios tardíos. El cáncer oral afecta principalmente a hombres de mediana edad, aunque cada vez se registran más casos entre mujeres y jóvenes. Promover acciones de concienciación para fomentar la detección precoz resulta clave para mejorar el pronóstico.

Los traumatismos orales son muy comunes y pueden ser prevenidos mejorando las políticas de salud pública y dando a conocer los riesgos relacionados con la violencia, el deporte y la seguridad vial. En España, 335.000 menores de 12 años han sufrido fracturas dentarias. Además, llama la atención que el 39% de las fracturas dentarias que se producen en Europa son causadas por violencia doméstica, por lo que los dentistas pueden jugar un papel importante en este gravísimo problema de salud pública.

En las enfermedades orales existen factores de riesgo, como la edad, el sexo y las condiciones hereditarias, que son intrínsecos a la persona y no se pueden cambiar. Sin embargo, existen otros que están sujetos a los comportamientos y estilos de vida, como una dieta poco saludable, particularmente aquella alta en contenido de azúcar; el consumo de tabaco y el consumo poco saludable de alcohol. Mantener unos correctos hábitos bucodentales (cepillado, higiene interdental, uso de colutorios), reducir la ingesta de azúcares, alcohol y tabaco y acudir regularmente al dentista son clave para una buena salud oral, y en consiguiente, una buena salud general y mejor calidad de vida.

La detección precoz de las enfermedades orales es fundamental en su evolución y tratamiento. Sin embargo, según los últimos datos del Consejo General de Dentistas, solo la mitad de los españoles han visitado a su odontólogo en los últimos 12 meses. El 40% no lo ha hecho por motivos  económicos.  La situación actual requiere que, con urgencia, se promuevan acciones de prevención, se aumente la cartera de servicios públicos para aligerar el coste que asume el paciente (el 96% del coste del tratamiento, que sitúa a España a la cabeza de UE en gasto privado en Odontología) y se fomenten campañas de concienciación sobre la importancia de una correcta salud oral.